Correo fehaciente

Según la RAE en su vigésima tercera edición, correo en español, procede del el catalán correu, y este del francés antiguo corlieu, de corir, correr, y lieu, lugar. Tiene varias acepciones:

1. m. Servicio público que tiene por objeto el transporte de la correspondencia oficial y privada. Utilizado también en plural con el mismo significado que en singular.

2. m. Persona que tiene por oficio llevar y traer la correspondencia de un lugar a otro.

3. m. Persona que lleva un mensaje u otro envío.

4. m. Persona que lleva de un lugar a otro información, mercancías, objetos, etc., de manera clandestina. Un correo del narcotráfico.

5. m. Vapor, coche, tren, etc., que lleva correspondencia.

6. m. Conjunto de cartas o pliegos de cualquier clase que se despachan o reciben. Martín está leyendo el correo.

7. m. correo electrónico.

8. m. germ. Ladrón que va a dar aviso de algo.

9. m. pl. Edificio donde se recibe y entrega la correspondencia.

Por otro lado, fehaciente procede del castellano antiguo  fefaciente, y este de fe faciente, haciente).

1. adj. Que hace fe, fidedigno.

Así que los sistemas de correo electrónico que permiten dar fe del contenido, del intento de comunicación, del acceso al mensaje y del momento en el que se accede cumplen los requisitos de las normas cuando exigen sistemas de comunicación dehaciente.

Por ejemplo, en la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil (arts. 22, 30, 135, 152, 160, 162, 164, 265, 268, 660)


Leave a Reply